viernes, 6 de mayo de 2016

el mensaje

 Ella lo  observa  desde  el rincón, a través de  sus  anteojos  de  sol: un  hombre  de  perfil,  con  su camisa  blanca  perfilando  un  cuerpo  construido por  pesas y  kilómetros  de correr, así lo  demuestran  sus  majestuosas  piernas  apenas  cubiertas  por  un  pantalón  suelto  de  algodón.  Pero, su  rostro  es el  que  más  la  intriga.  No  demuestra  la  más  mínima  emoción.  Sus  rasgos  aquilinos  y  duros,  unos  ojos  negros  velados  por  tupidas   pestañas  que  hacen  sombra  sobre  sus  pómulos  del  más  dulce  café  con  leche.

 Él la ha  descubierto, sus  pasos  ágiles  se  encaminan  hacia  ella, los  ojos  de  él  se  han  adueñado  de  su      mirada...  (Continuará)